venres, 17 de xullo de 2020

Preparados para o inferno

La gente que me conoce, sabe que nada me para. Que la vida me ha dado algún palo muy duro en el alma, pero sigo el camino con una sonrisa.

Mi hija es diabética y aunque desde fuera parezca llevadero.... Es muy duro.

Días malos hay muchos, noches malas, bufffffffff, pero ésta noche se lleva la palma. Y el no saber proteger a tu pequeña, no hay palabras para describirlo.

Todo empieza por una subida a las 4 de la mañana, corrijo como es habitual. En minutos empieza a bajar. Rapidísimo, 80 y bajando en picado, ya llevaba casi un zumo de una ración. Como sigue bajando, hago nueva capilar.... 38....mi corazón se acelera, ya estoy totalmente despierta y nerviosa.

Otro zumo entero (ya van dos), otra espera de 10 minutos para nueva capilar.... interminables, no pasa el tiempo... Capilar otra vez... 20.

Ella, murmurando, mamá estoy muy cansada... El papá le da el otro zumo, ya van 3 (66grs de hidratos de carbono) yo corriendo a la nevera a por nuestro odiado-amado glucagón....

Otros interminables 10 minutos para nueva capilar... 40, parece que empieza a subir. Empiezo a darme cuenta de lo cerca que estuvimos de llevar un disgusto de los serios.

 Y todo esto contando con lo último en tecnología.

Si ésto nos pasa sin sensor, ni bomba.....

 



Estas son as nosas realidades, os nosos medos, porque os que convivimos coa diabetes sabemos que 2+2 non son 4.  Cada minuto das nosas vidas ten como invitada á diabetes, inda que non se vexa desde fora.

Repites unha acción que fas a miúdo e a cousa hoxe  pode non funcionar, repasas unha e mil veces todo o que fixestes, comidas, insulinas, actividade física,... pero logo está o que ti non podes controlar, como as infeccións, enfermidades, hormonas, unha insulina estropeada....

A tecnoloxía está aquí para axudarnos, pero debemos saber como reaccionar ante un problema, porque pode fallar e non podemos agardar neses momentos axuda externa, non hai tempo, uns minutos poden marcar a diferencia para evitar danos permanentes. 
Gracias á tecnoloxía estas situacións son puntuais e temos unha alarma que salta sexa a hora que sexa, por iso temos que pelexar para que a tecnoloxía esté ao alcance de todos, porque a mellora na calidade de vida é brutal, e é un parámetro que se debería ter en conta. 

E é fundamental para que a diabetes non marque o rumbo das nosas vidas, estará sempre ahí acompañando, pero non debe ser a protagonista das nosas vidas.

Por iso cando faledes con alguén que vive isto en primeira persoa, recordade que son persoas que a diario se enfrentan a moitas decisións que son vitais, as súas experiencias fan que estén preparados para o inferno. 





Ningún comentario:

Publicar un comentario